Métodos de evaluación de la empresa


Aquí encontrará los métodos más importantes para la valoración de empresas de las PYME explicados de forma comprensible.

Los cuatro métodos más importantes para calcular el valor de la empresa para las pequeñas y medianas empresas son el método de los múltiplos, el método del valor de los activos netos, el método del valor de los beneficios capitalizados y el método DCF. Aquí puede encontrar lo que debe saber sobre cada método. Explicado de forma sencilla y con ejemplos.

Temas relacionados: Utilice nuestra valoración actual de empresas en línea para una valoración por el método de múltiplos basada en los múltiplos actuales y los impulsores de valor individuales. También publicamos cada mes los múltiplos de valoración actuales para muchos países, sectores y tamaños de empresas. Para obtener información más detallada sobre la venta de una empresa y el tema de la valoración de empresas, consulte la guía sobre la venta de una empresa y la guía general sobre el tema de la valoración de empresas.

SE PRESENTAN BREVEMENTE LOS MÉTODOS DE VALORACIÓN MÁS IMPORTANTES:


El método múltiple


Para una visión general de nuestro Datos de mercado sobre los múltiplos de valoración.

Valoración = ratio básico multiplicado por el múltiplo de valoración

El método múltiple (también conocido como «método del multiplicador») es un método que se utiliza con frecuencia en el ámbito de las fusiones y adquisiciones. El método permite comprobar rápidamente si el precio de venta de una empresa es realista y adecuado tanto para el comprador como para el vendedor.

Esto se basa en los precios alcanzados actualmente por empresas comparables que ya han sido vendidas. Se examina por qué múltiplo («múltiplo», «multiplicador») se vendieron estas empresas y se aplica este factor a la empresa que se va a valorar. Los múltiplos pueden ser, por ejemplo, múltiplos del beneficio de explotación («múltiplo de EBIT»), del beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (múltiplo de EBITDA) o del volumen de negocio («múltiplo de volumen de negocio»).

El método es adecuado sobre todo para las empresas que llevan tiempo existiendo. En este caso, se puede utilizar una tendencia de beneficios de varios años como base para la valoración. Cuanto mejores sean los valores empíricos, más significativo será el resultado. En cualquier caso, es aconsejable utilizar el método múltiple además de la comprobación de la plausibilidad de un valor de la empresa que haya resultado de otro método.

El valor indicativo de la empresa determinado con el múltiplo corresponde al «valor de empresa». Es el valor de los fondos propios más la deuda financiera. Esto significa que para el valor del capital propio, las deudas financieras deben deducirse del valor de la empresa determinado.

Valoración con el método del múltiplo del EBIT

Al valorar la empresa con el método del múltiplo del EBIT, se multiplica la media de los beneficios netos antes de intereses e impuestos («EBIT») de los últimos años por el múltiplo del EBIT. El beneficio antes de intereses e impuestos se tiene en cuenta para que los múltiplos sigan siendo comparables incluso para empresas con diferentes tipos impositivos y estructuras de capital de deuda. En el caso de las empresas más pequeñas, de hasta 20 millones de euros de facturación, el rango observado para los múltiplos se sitúa principalmente en la franja de 4 a 10. Un múltiplo de 6 o superior indica un gran atractivo de la empresa. La ubicación de la empresa dentro del ancho de banda depende de numerosos «factores blandos», además de las cifras.

NIMBO utiliza múltiplos de EBITC para la valoración de empresas

Se basa en el EBIT más la remuneración total de los ejecutivos (salario bruto, contribuciones del empleador a la seguridad social, gastos de automóvil).

En las empresas más pequeñas, el director general puede determinar su propio salario dentro de ciertos límites. El «EBITC» permite una comparación con el poder de ganancia de otras empresas sin distorsiones debidas a los salarios por encima o por debajo del salario de mercado, a las peculiaridades de las estructuras de capital y a los diferentes tipos impositivos. En la variante del EBIT también se realiza un ajuste del salario del director general, pero NIMBO prefiere la variante del EBITC porque, desde un punto de vista empírico, puede explicar mejor las ofertas de compra observadas que la variante del EBIT.

Valoración con el método del múltiplo de EBITDA

En comparación con el EBIT, el EBITDA (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) no incluye las depreciaciones y amortizaciones. Para un mismo EBIT, el EBITDA de una empresa intensiva en activos puede ser significativamente mayor que el de una intensiva en personal.

En el caso de las empresas con un alto valor de los activos netos, tiene sentido, desde el punto de vista del comprador, trabajar con múltiplos de EBITDA, ya que el importe de la depreciación permite cierto margen de maniobra, que puede distorsionar el resultado. Siempre hay que tener en cuenta la fase del ciclo de inversión en la que se encuentra la empresa. ¿Hay que invertir?

Valoración con múltiplos de ventas

Desde el punto de vista de un inversor, lo interesante es sobre todo el beneficio potencial de una empresa. Sin embargo, si el beneficio actual no es significativo, es muy pequeño o incluso negativo, debe considerarse otro ratio, como el de la facturación. Esto puede tener sentido, por ejemplo, si el comprador cree que puede mejorar la rentabilidad de las ventas con sus propias estructuras de costes, más eficientes. El comprador potencial asume un mayor riesgo con este método y debe creer que la empresa obtendrá beneficios en el futuro.

La valoración del múltiplo de volumen de negocio también puede utilizarse como complemento o para comprobar la plausibilidad de otras valoraciones.

Los múltiplos de la facturación son significativamente menores que los del EBIT. El rango observado se sitúa mayoritariamente entre 0,2 y 2, dependiendo del sector, la rentabilidad, las perspectivas de crecimiento y algunos otros factores. Para las empresas de bajo crecimiento y poco o nada rentables, los múltiplos de facturación entre 0,2-0,6 son realistas. En función del volumen de negocio, un cambio en el múltiplo de volumen de negocio por un factor de 0,1 ya puede tener un impacto importante en el fondo de comercio.

Si se realiza una valoración con los múltiplos de EBIT y de volumen de negocio, y si la valoración con el múltiplo de volumen de negocio da como resultado un valor más alto que la valoración con el múltiplo de EBIT, esto indica un menor rendimiento de las ventas que para las empresas comparables.

Ejemplo de cálculo para el método múltiple:

  1. La empresa del ejemplo obtiene actualmente 1 millón de beneficios sostenibles antes de intereses e impuestos (EBIT). «Sostenible» significa que es plausible que este beneficio pueda alcanzarse también en el futuro.
  2. En el mercado se observa que las pequeñas y medianas empresas se venden mayoritariamente en el rango de 4 a 7 veces su EBIT.
  3. Dado que la empresa se encuentra en una posición mucho mejor que la media en muchos factores blandos (por ejemplo, pocos riesgos de conglomerados en la estructura de clientes), la empresa se sitúa en el extremo superior del rango observado con un múltiplo de EBIT de 6.
  4. Fondo de comercio: 1 millón x 6 = 6 millones (es el llamado «valor de empresa»)
  5. Derivación del precio de venta («Equity Value») del valor de la empresa: La empresa tiene un préstamo bancario de 1 millón, que es asumido por el comprador. Esto se deduce del valor de la empresa y da como resultado el precio de venta de los fondos propios de la empresa.
  6. Precio de venta base = 6m – 1m = 5m.
  7. En el momento de la fecha clave de la venta, la empresa cuenta con existencias temporales extraordinarias por valor de 1 millón. Dado que en este caso las existencias pueden venderse con un alto grado de certeza, se añaden 500.000 al precio de venta (lo que se denomina ajuste del balance de cierre).
  8. Precio de venta final: 5 m + 0. 5 m = 5,5 m.

El método del valor neto de los activos


Valoración = valor neto de los activos de la empresa

Este es el método más sencillo para determinar el valor liquidativo.

Se suman los valores de los activos fijos y corrientes a precios de mercado del balance, se ajustan para tener en cuenta las reservas ocultas y se deducen los impuestos, las deudas y el pasivo.

Se valora lo que está objetivamente disponible, independientemente de los intereses del vendedor o del posible comprador.

El gran defecto de este método es que no tiene en cuenta el futuro de la empresa. Por ejemplo, no tiene en cuenta los ingresos futuros, los conocimientos y la experiencia de los empleados, ni las relaciones establecidas con clientes y proveedores. Tampoco tiene en cuenta los proyectos que están en fase de adquisición ni los productos que están en fase de desarrollo. El valor del activo neto muestra un fondo de comercio bastante bajo.

En relación con la venta de una empresa, el valor de los activos netos tiene principalmente un valor informativo y suele estar por debajo del rango de valoración de los métodos múltiples, ya que no se representa el fondo de comercio ni el potencial de ganancias por encima del rendimiento mínimo.

En caso de que el valor neto de los activos no produzca una rentabilidad adecuada al riesgo o incluso la empresa tenga pérdidas, el valor financiero de la empresa -sin efectos compuestos de aumento de valor con un posible comprador- es básicamente igual al valor de liquidación.

Tiene mucho sentido utilizar el método del valor neto de los activos en combinación con otros métodos más optimistas, como el método del valor de los beneficios capitalizados (véase la sección sobre los métodos del valor medio). Para las industrias en las que los activos fijos desempeñan un papel insignificante y en las que los activos intangibles son decisivos (como las empresas de consultoría o de software), este método es completamente inadecuado.

Ejemplo de cálculo para el método del valor liquidativo:

Valor de los activos fijos y corrientes (a precios de mercado)1.000.000 DE EUROS
– Pasivos/deudas– 500.000 EUROS
– Disposiciones– 100.000 EUROS
+ Reversión de provisiones económicamente innecesarias+ 100.000 EUROS
= valor del activo neto= 500.000 EUROS

Importancia del método del valor neto de los activos

El método del valor neto de los activos desempeña hoy un papel secundario. Las ventajas son claramente la sencillez de aplicación y la buena trazabilidad del resultado. Negativo es el escaso valor informativo para muchas empresas, ya que no se tienen en cuenta los valores intangibles ni el desarrollo futuro.

Como método complementario, el método del valor neto de los activos es bastante útil. Cuantifica el valor actual de los activos de la empresa y muestra el importe real de los fondos propios. Esto es importante para la financiación.

Método simplificado de capitalización de ganancias


Valoración = ingresos divididos por la tasa de capitalización

Al valorar una empresa según el método de los beneficios capitalizados, se considera que la empresa es una inversión que genera rendimientos constantes. Estos rendimientos constantes se valoran según la fórmula matemática financiera de un flujo de ingresos anual perpetuo. Los beneficios medios sostenibles después de impuestos previstos para los próximos tres a cinco años se dividen por un tipo de interés ajustado al riesgo («tasa de capitalización»). El valor así determinado da lugar al valor de los fondos propios (el llamado «valor de los fondos propios»).

Dado que el método del valor de los beneficios capitalizados se basa en previsiones, los valores subyacentes deben ser lo más realistas posible. También debe comprobarse la sensibilidad del resultado a la modificación de las hipótesis (por ejemplo, un rendimiento y un tipo de interés más bajos o más altos). Siempre se plantea la cuestión de hasta qué punto el poder de ganancia existente de la empresa valorada es transferible al comprador en caso de venta.

En este cálculo ya se incluyen las máquinas o las existencias de bienes necesarios para el funcionamiento normal, ya que son un requisito previo para alcanzar el rendimiento sostenible en el que se basa la valoración.

Cálculo de la tasa de capitalización

Tipo de capitalización = tipo básico más prima de riesgo de mercado más prima de riesgo específica de la empresa

La tasa de capitalización se compone de tres factores.

El tipo de interés básico, o tipo de interés sin riesgo. Suele ser el tipo de interés de los bonos del Estado con un vencimiento de 10 o 30 años. A finales de 2021, el tipo básico en Alemania era un 0,10% redondo.

La prima de riesgo de mercado, que refleja el riesgo empresarial en el sector y el país en cuestión.

La prima de riesgo específica de la empresa, que evalúa los riesgos comerciales específicos de la empresa.

Por ejemplo, para la valoración de una empresa de artesanía, un tipo de interés de alrededor del 20 % suele ser realista debido a que la dependencia del propietario suele ser mayor. Esto se demostró empíricamente con los precios de compra reales.

Factores para determinar la prima de riesgo

Fungibilidad: El negocio se puede monetizar de forma rápida, segura y sin grandes costes. Este no suele ser el caso de las empresas que no cotizan en bolsa.

Papel del propietario de la empresa: La empresa depende en gran medida del propietario. Todas las decisiones y contactos se concentran en él.

Estrategia de la empresa: No existe una estrategia comprensible a corto, medio y largo plazo.

Competencia: La presión competitiva es alta y, como empresa pequeña con una cuota de mercado reducida, existe un mayor riesgo de presión sobre los márgenes o incluso de ser expulsada del mercado.

Estructura de la clientela: Una gran parte de la facturación se realiza con unos pocos clientes. Apenas hay obstáculos para que los clientes cambien de proveedor. Los clientes han envejecido con el propietario y ya no están allí en un futuro previsible.

Estructura de los proveedores: Pueden producirse cuellos de botella en el suministro o retrasos en la producción debido a la dependencia de los proveedores individuales y no hay opciones de reserva.

Dirección: Insuficiente cualificación y/o experiencia. Existe el riesgo de que abandone la empresa tras un cambio de propietario.

Personal: El nivel de formación del personal es bastante bajo. Es difícil encontrar trabajadores cualificados adecuados en el mercado laboral, lo que repercute negativamente en el crecimiento futuro. Hay una dependencia de algunas personas clave que no son fáciles de sustituir.

Ventas no recurrentes: Las ventas se generan predominantemente con clientes no recurrentes.

Ejemplo de cálculo para el método del valor de las ganancias capitalizadas:

Situación inicial

  • Ingresos sostenibles: 1.000.000 (media de los ingresos ajustados de los últimos tres años)
  • Tipo de interés básico aplicado: 2% (tipo de interés sin riesgo)
  • Prima de riesgo de mercado aplicada: 8% (prima de mercado del sector)
  • Prima de riesgo específica de la empresa aplicada: 10% (ya que depende en una medida superior a la media del propietario y del tamaño de la empresa)

Cálculo de la tasa de capitalización

  • Tipo de capitalización = tipo base + prima de riesgo de mercado + prima de riesgo específica de la empresa = 2% + 8% + 10% = 20%.

Pregunta desde el punto de vista del comprador

  • Como alternativa a la compra de una empresa, ¿cuánto dinero tendría que poner el comprador para obtener una rentabilidad de 1.000.000 en una inversión alternativa con el mismo nivel de riesgo?

Cálculo del valor de las ganancias capitalizadas

  • Valor de los ingresos = Ingresos / Tasa de capitalización = 1.000.000 / 20% = 5.000.000

Conclusión / Interpretación

  • Con un precio de compra de hasta 5.000.000, tiene sentido que el comprador invierta el dinero en la empresa. Con un precio de compra superior a 5.000.000, podría obtener una mayor rentabilidad en otro lugar con el dinero con el mismo riesgo.

Importancia del método de capitalización de beneficios en Alemania

En Alemania, el método de los beneficios capitalizados es el más utilizado (IDW S 1). Es el procedimiento de valoración prescrito por la ley para las valoraciones de empresas a efectos del impuesto sobre sucesiones y donaciones. El método de las ganancias capitalizadas es aplicado en consecuencia por las autoridades fiscales y encuentra gran aceptación en los litigios judiciales.

El Arbeitsgemeinschaft der Wert ermitteln Betriebsberater im Handwerk (Grupo de Trabajo de Consultores de Valoración en la Artesanía) ha desarrollado la Norma AWH para la valoración de pequeñas y medianas empresas de artesanía. También se basa en el método de las ganancias capitalizadas y se adapta en consecuencia a las características especiales de estas empresas. Puede obtener más información sobre la evaluación según la norma AWH en ZdH.

El método del flujo de caja descontado (DCF)


Este método tiene su origen en la valoración clásica de las inversiones. A nivel internacional, este es el método de evaluación con mayor nivel de conocimiento.

En teoría, el método DCF produce el valor de empresa más preciso. Sin embargo, el quid radica en la necesidad de proyectar detalladamente los beneficios o flujos de caja futuros y los correspondientes tipos de interés ajustados al riesgo (tipo de interés de cálculo) para descontarlos a su valor actual.

La ventaja sobre el método del valor de los beneficios capitalizados es el alto grado de flexibilidad, ya que no es necesario suponer un único «beneficio sostenible», sino que se puede, por ejemplo, prever la evolución de la situación de los beneficios por separado para cada uno de los próximos 5 años. Sin embargo, esto también aumenta la complejidad y la necesidad de explicar la evaluación.

El método DCF es más adecuado para determinar el valor de las grandes empresas. El punto de partida es siempre un plan de negocio para los próximos 5-7 años. Este método suele dar lugar a valores empresariales más elevados.

A diferencia del método de los beneficios capitalizados, que toma como punto de partida los beneficios futuros, el método de los flujos de caja examina los flujos de efectivo.

Se distingue entre el método bruto o de la entidad y el método neto o de la participación. En la práctica, la mayoría de las empresas utilizan el método de la entidad, que se utiliza para determinar el valor de la empresa, es decir, el valor de la empresa incluyendo los pasivos financieros.

El flujo de caja libre de la empresa, incluidos los intereses del capital prestado, se descuenta a día de hoy utilizando el coste medio ponderado del capital de los recursos financieros inmovilizados en la empresa. El cálculo del valor actual neto tiene como objetivo principal reflejar el potencial operativo de una empresa.

En la medida de lo posible, debe considerarse un ciclo de inversión completo, ya que las inversiones en activos corrientes e inmovilizados tienen un impacto significativo en los flujos de caja.

La previsión de los flujos de caja y la elección de los factores de descuento son tornillos de ajuste con los que se pueden mover los resultados en la dirección deseada. Para garantizar la seriedad de los resultados, es esencial un análisis de sensibilidad que muestre la influencia de los cambios en las hipótesis sobre el fondo de comercio.

La elección entre el método DCF y el método de los beneficios capitalizados no influye, en principio, en el resultado de la valoración si las premisas son las mismas. Por lo tanto, la decisión de optar por uno de los métodos de valoración debería depender del grupo objetivo y del propósito de la valoración.

Diferentes métodos de promediación/mezcla


Debido a la estimación de los valores, el método del valor de las ganancias capitalizadas está asociado a incertidumbres. Los métodos de combinación incluyen además la sustancia de la empresa en su valoración.

La idea que subyace a los métodos de valor medio es incluir tanto las expectativas como los riesgos pasados y futuros. Esto conlleva un alto nivel de aceptación, también y especialmente entre las empresas del sector de las PYME. Las empresas comerciales y artesanales y las empresas del sector manufacturero lo utilizan para las transacciones planificadas, pero también se utiliza con frecuencia para los acuerdos de sucesión interna de la familia.

El resultado se basa en la media ponderada del valor del activo neto y el valor de los beneficios capitalizados. La ponderación suele significar que al valor del activo neto se le añade el doble del valor de los ingresos. El resultado dividido por tres y aumentado por los activos no operativos da el valor de la empresa. Sin embargo, también se utilizan métodos alternativos en los que se ponderan de forma diferente las partes de sustancia y de renta en el valor total.

El método del valor medio o método de Berlín

En el método del valor medio o de Berlín, se forma la media aritmética de los ingresos y el valor del activo. Se basa en la idea de que las empresas con poca sustancia y altos beneficios suelen estar expuestas a una gran presión competitiva, que previsiblemente reducirá estos beneficios en el futuro.

Valoración = (valor de los ingresos + valor de los activos) / 2

El procedimiento de Viena

El método de Viena también calcula la media aritmética de los valores de los ingresos y los activos. Sin embargo, el cálculo de estos dos valores difiere, por ejemplo, del método de Berlín.

La suma de los factores más difíciles de determinar hace que el procedimiento de Viena sea un procedimiento simplificado. El tipo de interés de capitalización está fijado en el 9%. La previsión incierta de los beneficios futuros se elude tomando la media de los tres últimos ejercicios. El procedimiento de Viena suele utilizarse como procedimiento alternativo cuando las partes no se ponen de acuerdo sobre otros métodos de valoración.

Valoración = (valor de los ingresos + valor de los activos) / 2

El método del exceso de beneficios

El método del exceso de beneficios es otro método de valor medio y se basa en la suposición de que el beneficio a largo plazo sólo corresponde a un rendimiento adecuado del valor del activo neto.

Como consecuencia de la consideración de que los márgenes de beneficio más elevados retroceden con el tiempo, los beneficios excedentes que superan la tasa de rendimiento normal se capitalizan a un tipo de interés más elevado. Los factores que pueden ser responsables de una disminución de los beneficios son, por ejemplo, el empeoramiento de la economía, el aumento de la competencia o similares.

Para la valoración hay que establecer dos cosas:

  1. Importe del tipo de interés al que el valor liquidativo devenga intereses de forma sostenida («tipo de interés normal»).
  2. Número de años en los que se debe aplicar el exceso de beneficio, que se suma al valor liquidativo.

Los intereses sobre el valor del activo neto inmovilizado en la empresa a precios de reposición al tipo de interés normal se deducen del beneficio efectivo. Este «exceso de beneficio» por encima del tipo de interés normal se añade al valor del activo neto durante un determinado número de años. Por regla general, se utiliza un periodo de 3 a 8 años.

Evaluación

= valor de los activos netos + valor actual de los beneficios excedentes

= valor del activo neto + número de años con exceso de beneficio x (beneficio – (tipo de interés normal x valor del activo neto))

Ejemplo numérico: 1.000.000 + 3 x (200.000 – (10% x 1.000.000)) = 1.300.000

Importancia del método del exceso de beneficios: No desempeña ningún papel en la práctica de la valoración de empresas.

El método suizo o el método del practicante

El método de los profesionales es fácil de entender y seguir, y suele considerarse el primer punto de referencia tanto para el comprador como para el vendedor.

En el caso de las empresas de éxito, el método de los profesionales conduce a valores muy conservadores y bajos para la empresa.

La administración fiscal suiza también utiliza este método de valoración. Se calcula con un tipo de interés de capitalización del 7%.

Valoración = 2/3 x valor de la renta + 1/3 valor del activo neto

El procedimiento de Stuttgart

En el método de Stuttgart, el valor de una empresa es la suma del valor del activo neto y el valor de los beneficios capitalizados. Este método se utilizaba principalmente para determinar el fondo de comercio de las empresas que no cotizan en bolsa en caso de herencia o donación. Como este procedimiento ya no está actualizado, se suprimió en 2009.

Casos especiales


Caso especial: Valoración de empresas de nueva creación

La valoración de las empresas de nueva creación es aún más subjetiva que la de las empresas establecidas. Uno evalúa exclusivamente una promesa para el futuro.

Términos importantes: valoración pre-money y post-money

Cuando una empresa nueva cierra una ronda de financiación, el dinero entra en su cuenta bancaria. Así, el valor de la empresa aumenta en esta cantidad de dinero. Por lo tanto, es importante tener claro en una valoración si se está hablando de una valoración «pre-money» (valor antes de la ronda de financiación) o «post-money» (valor después de la ronda de financiación).

Rentabilidad esperada de los inversores para las empresas de nueva creación

Las empresas de nueva creación son inversiones de riesgo. Por ello, los inversores esperan una alta rentabilidad. Cuanto más temprana sea la fase de financiación, mayor será el riesgo y, por tanto, la rentabilidad esperada. La rentabilidad esperada es necesaria para los métodos DCF y VC.

Fase de financiaciónRentabilidad esperada / tasa de descuentoRecuperación prevista en 5 años
1 Etapa Semilla (fundación)70-90%20x
2 Etapa de puesta en marcha (antes del lanzamiento al mercado)50-70%10x
3 Primera fase (entrada en el mercado con éxito)40-60%8x
4 Segunda fase (ampliación)35-50%6x
5 Fase posterior (flujo de caja positivo)30-40%5x

Fuente: Venture Valuation, Lecture_IF-Unternehmensbewertung_2012.pdf, Slide 29

Método del flujo de caja descontado para empresas de nueva creación (DCF)

El método DCF descrito anteriormente puede aplicarse a los planes de negocio de las empresas de nueva creación. El tipo de descuento utilizado se deriva del rendimiento esperado por los inversores (véase el cuadro anterior).

Método del Capital Riesgo (Método VC)

Este método es más sencillo que el método DCF. Uno utiliza el método del multiplicador simple. En realidad, esto sólo es adecuado para empresas establecidas y rentables. Porque si la empresa aún no tiene beneficios, no hay nada que multiplicar. Por eso, el primer paso es imaginar que todo funciona exactamente igual que en el plan de negocio. A continuación, se aplica el método del multiplicador a las cifras proyectadas en, por ejemplo, 5 años. El resultado es el valor esperado en 5 años. Por supuesto, es muy incierto que este escenario se cumpla. Por tanto, el valor futuro se extrapola al presente utilizando las expectativas de rentabilidad de los inversores (véase el cuadro anterior).

Ejemplo: Una empresa emergente (primera fase) espera salir en 5 años. El beneficio esperado en 5 años es de 1 millón. Según el método del multiplicador, la empresa valdría entonces 6 millones. Los inversores esperan una rentabilidad anual del 40%. Por tanto, el valor de la empresa debe aumentar un 40% cada año. Hay que hacer el siguiente cálculo: 6,0 millones / (1 + 40%) ^ 5 = 1,1 millones. La empresa recibe, por tanto, una valoración posterior al dinero de 1,1 millones.

Caso especial: bajo rendimiento con mucha sustancia

El método de Schnettler se ocupa del caso especial de las empresas de bajo rendimiento o poco rentables con un alto valor del activo neto que no pagan un interés adecuado sobre el valor del activo neto. Es mi método mixto de valor de los activos y valor de los ingresos.

La depreciación del elevado nivel de propiedad, planta y equipo da lugar a pérdidas contables. Un comprador contabilizaría el inmovilizado a un coste de reposición reducido, lo que reduce la depreciación y aumenta el valor de las ganancias capitalizadas en consecuencia.

preguntas frecuentes


¿Cuál es el mejor método para valorar una empresa?

Dependiendo de la ocasión de valoración y de la fase en la que se encuentre la empresa, puede tener más sentido uno u otro método. Recomendamos jugar con varios métodos para tener una idea del rango en el que se mueve el valor. Nimbo funciona con el método múltiple.

¿Cómo funciona el método múltiple?

Este método requiere como base de cálculo los precios recientemente alcanzados de empresas comparables. Se examina por qué múltiplo («múltiplo», «multiplicador») se vendieron estas empresas y se aplica este factor a la empresa que se va a valorar. Los múltiplos pueden ser, por ejemplo, múltiplos del beneficio de explotación («múltiplo de EBIT»), del beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (múltiplo de EBITDA) o del volumen de negocio («múltiplo de volumen de negocio»).

¿Qué método se utiliza para evaluar una empresa de nueva creación?

Con una empresa emergente que aún no tiene beneficios y que está creciendo con fuerza, se valora una promesa de futuro. El método DCF puede aplicarse a los planes de negocio de las empresas de nueva creación. El tipo de descuento utilizado se deriva de la rentabilidad esperada por los inversores.

¿Para quién es adecuado el método múltiple (método del multiplicador)?

Este método es adecuado sobre todo para las empresas rentables que existen desde hace tiempo. En este caso, se puede utilizar una tendencia de beneficios de varios años como base para la valoración. Cuanto más estables sean los valores empíricos, más significativo será el resultado. Este método no es adecuado para las empresas que tienen pérdidas o están en una fase de fuerte crecimiento.