Falta de disponibilidad de información financiera

Dependiendo de cómo esté regulada la obligación de divulgación en el país, las empresas más pequeñas también deben publicar sus resultados empresariales, en función de su forma jurídica. Sin embargo, las pequeñas empresas suelen disponer de mucha menos información pública. Las grandes empresas también suelen recibir informes exhaustivos de los analistas financieros, que pueden respaldar una valoración. Las pequeñas empresas tienen menos o ningún informe de este tipo.

Liquidez del mercado

Las acciones de las grandes empresas suelen ser más líquidas y fáciles de negociar, lo que facilita la determinación de su valor de mercado. Las acciones de pequeñas empresas, especialmente las minoritarias, son difíciles de negociar, lo que hace más compleja su valoración.

Perfil de riesgo

Las pequeñas empresas suelen ser más arriesgadas que las grandes. Son más susceptibles a las fluctuaciones del mercado, la presión de la competencia y los errores de gestión. Esto debe tenerse en cuenta en la evaluación.

Transferibilidad y calidad de gestión

¿Hasta qué punto depende la empresa del propietario? Un alto nivel de dependencia tiene un impacto negativo en la valoración. La calidad de la gestión también influye más en el valor de la empresa en las pequeñas empresas. La capacidad y experiencia de la dirección de la empresa son factores decisivos, por lo que debe garantizarse que la dirección apoye un cambio de propiedad y permanezca en la empresa durante al menos un cierto periodo de tiempo.

Dinámica del mercado

Si las pequeñas empresas operan en nichos de mercado que cambian con mayor rapidez y son más volátiles que los mercados de las grandes empresas, esto requiere un análisis preciso de la dinámica del mercado.

Métodos de valoración

Nimbo publica todos los meses en su sitio web los múltiplos actuales de pequeñas empresas de diversos sectores en numerosos países. Esto también ofrece a las pequeñas empresas la oportunidad de valorar su negocio utilizando el método del valor de mercado. Otros métodos de valoración habituales para las pequeñas empresas son el método del valor de los beneficios capitalizados o el método del valor neto de los activos.